RECICLAJE Y BASURA

Primero definiremos que es la basura. La basura son todos los residuos que tienen diferentes orígenes, como desperdicios del hogar, oficinas, calles, e industrias. También podemos considerar como basura a los objetos de los que nos deshacemos porque dejaron de ser útiles para nosotros.

Las sociedades humanas siempre han producido residuos, pero es ahora, en la sociedad de consumo, cuando el volumen de las basuras ha crecido de forma desorbitada. Además se ha incrementado su toxicidad hasta convertirse en un gravísimo problema.

Cada ciudadano genera por aproximadamente 1kg. de basura al día . Estas basuras domésticas (llamadas residuos sólidos urbanos, RSU) van a parar a vertederos e incineradoras. Buena parte de estos RSU, el 60% del volumen y 33% del peso de la bolsa de basura, lo constituyen envases y embalajes, en su mayoría de un solo uso, normalmente fabricados a partir de materias primas no renovables, o que aún siendo renovables se están explotando a un ritmo superior al de su regeneración, y difícilmente reciclables una vez se han utilizado.


Composición de la basura

Los plásticos
El 14% del peso de la bolsa de basura son plásticos, y en su mayoría provienen de envases de un solo uso (o sea que no se reutilizan) y de todo tipo de envoltorios y embalajes (botellas de PVC o PET, bolsas de polietileno, bandejas y cajas protectoras de corcho blanco, entre otros.).


Los “brics”

Son envases, normalmente rectangulares, fabricados con finas capas de celulosa, aluminio y plástico (polietileno). Se utilizan para el envasado de refrescos, zumos, salsas, productos lácteos y otros líquidos, por conservar bien los alimentos y tener escaso peso y una forma que facilita su almacenaje y transporte. Para su elaboración se requieren materias primas no renovables de por sí muy impactantes y consumidores de energía: el aluminio y el petróleo.


Las latas
Los metales en su conjunto representan el 11.7% del peso de los RSU y el 4.2% de su volumen y, en la actualidad, la mayoría son latas. Fabricadas a partir del hierro, el zinc, la hojalata y, sobre todo, el aluminio, se han convertido en un auténtico problema al generalizarse su empleo como envase de un solo uso. El aluminio se fabrica a partir de la bauxita, un recurso no renovable, para cuya extracción se están destrozando miles de kilómetros cuadrados de selva amazónica y otros espacios importantes del planeta. La producción de aluminio es uno de los procesos industriales más contaminantes: para obtener una sola tonelada se necesitan 15.000 KW/h.


El vidrio

Su dureza y estabilidad han favorecido que el vidrio se empleé para la conservación de líquidos o sólidos, el menaje del hogar, el aislamiento, etc. No necesita incorporar aditivos, por lo que no se alteran las sustancias que envasa, es resistente a la corrosión y a la oxidación, muy impermeable para los gases... el envase ideal para casi todo. El problema es que se han generalizado envases de vidrio no retornables, dando así lugar al disparate de tirar como basura envases alimentarios que se podrían utilizar hasta 40 o 50 veces, por término medio.






Las pilas
Las pilas Presentan un elevado potencial contaminante, especialmente debido al mercurio y otros metales pesados que contienen. Una sola de estas pilas puede llegar a contaminar hasta 600.000 litros de agua.


Papel
El papel y cartón Representan el 20% del peso y un tercio del volumen de la bolsa de basura. Aunque son de fácil reciclaje, y de hecho se reciclan en buena parte, la demanda creciente de papel y cartón obliga a fabricar más y más pasta de celulosa, lo que provoca la tala de millones de árboles, las plantaciones de especies de crecimiento rápido como el eucalipto o el pino, y la elevada contaminación asociada a la industria papelera.


Residuos peligrosos
Aunque significan poco en peso y volumen dentro de los RSU, la elevada toxicidad de muchos productos de limpieza y aseo, de bricolaje (disolventes, barnices, pegamentos, etc.), medicamentos, pilas e insecticidas y fitosanitarios obliga a considerarlos al margen.


RECICLAJE
El reciclaje de la basura consiste en reutilizar algunos materiales, separando la basura orgánica de la inorgánica; es una medida para contrarrestar la contaminación ambiental.
No mucha de nuestra basura puede utilizarse pues no contiene materiales útiles que pueden convertirse en nuevos productos. Unos de los principales problemas del reciclaje es la separación de estos materiales del resto de la basura.

Hay plantas recicladoras donde la basura es clasificada, parte manualmente y parte automáticamente. Sin embargo, sería mucho mejor que no llegase allí mezclada, lo que significa que debemos clasificarla en nuestras casas.

Usar y tirar, parece ser la lógica actual. No es necesario ser un observador para encontrar ejemplos cotidianos de personas que se deshacen de la basura en el lugar que les resulta más cómodo y no en el lugar apropiado. En general las personas tienen comportamientos diferentes cuidando en la casa propia y tirando afuera todos los restos: “lo que caiga en la calle no es problema”. Muchos consideran que cualquier lugar es apto para depositar basura: pozos, maceteros, canteros, etc.

R
eciclar
Reciclar es cualquier “proceso donde materiales de desperdicio son recolectados y transformados en nuevos materiales que pueden ser utilizados o vendidos como nuevos productos o materias primas”.

Los objetivos del reciclaje son los siguientes:
Conservación o ahorro de energía.
Conservación o ahorro de recursos naturales.
Disminución del volumen de residuos que hay que eliminar.
Protección del medio ambiente.


El reciclaje permite:
Ahorrar recursos
Disminuir la contaminación.
Alargar la vida de los materiales aunque sea con diferentes usos.
Ahorrar energía.
Evitar la deforestación.
Reducir el 80% del espacio que ocupan los desperdicios al convertirse en basura.
Ayudar a que sea más fácil la recolección de basura.
Tratar de no producir los 90 millones de toneladas de basura que cada uno de nosotros acumula en su vida y hereda a sus hijos.
Vivir en un mundo más limpio.


¿Por qué reciclar?

Reciclar es un proceso simple que nos puede ayudar a resolver muchos de los problemas creados por la forma de vida moderna.
Se pueden salvar grandes cantidades de recursos naturales no renovables cuando en los procesos de producción se utilizan materiales reciclados. Los recursos renovables, como los árboles, también pueden ser salvados. La utilización de productos reciclados disminuye el consumo de energía. Cuando se consuman menos combustibles fósiles, se generará menos CO2 y por lo tanto habrá menos lluvia ácida y se reducirá el efecto invernadero.
En el aspecto financiero, podemos decir que el reciclaje puede generar muchos empleos. Se necesita una gran fuerza laboral para recolectar los materiales aptos para el reciclaje y para su clasificación. Un buen proceso de reciclaje es capaz de generar ingresos.
El reciclaje del papel, plástico, desechos orgánicos y metales son de los más comunes, aunque no necesariamente los únicos.


El reciclaje tiene beneficios obvios, sin embargo también existen algunos obstáculos que hay que superar.Tal vez, el principal problema al que se enfrentan las personas cuando quieren generar un proceso de reciclaje, es la falta de educación de la sociedad en general sobre este aspecto. Las sociedades no están entendiendo lo que le está pasando al planeta, especialmente en lo que se refiere a los recursos naturales.
Las sociedades tienden a resistirse a los cambios. El ciclo tradicional de adquirir - consumir - desechar es muy difícil de romper. Reciclar en la oficina o en el hogar requiere de un esfuerzo extra para separar los materiales. Siempre será más conveniente el hábito de arrojar todo hacia afuera.

Referencias

www.inare.org.mx
www.vitonica.com
http://www.uco.es/~bb1rofra/Digiscoping/
http://html.rincondelvago.com/000126460.png
http://www.lu17.com/articleimage/filename/8803a940-0a55-11de-99db-0013203d3072/pilas.jpg
http://images.google.com.mx/imgres?imgurl=http://lanuevafusta.com.ar/